El Equipo. Sí, el Equipo

El miércoles La Boscana vivió un día inolvidable y, curiosamente, no estábamos en el Espai Germans Castanyé, sino en el Museo Picasso de Barcelona, invitados para preparar la cena de gala de la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición.

La experiencia fue increíble y la satisfacción aún fue mejor. Se trataba de un examen y no uno más, sino de un examen final. Los evaluadores eran expertos y había que esmerarse al máximo. Y esto no es fácil, con la presión que suele acompañarnos en el constante deseo de hacer bien las cosas.

Fueron momentos de tensión, todo el mundo quería dar el 200% y, por los comentarios que se pudieron escuchar tras la cena, parece que el objetivo principal se cumplió: recibimos felicitaciones por el trabajo bien hecho, un trabajo que fue mérito del Equipo. Y decimos Equipo con mayúsculas porque la tarea fue cuidada al máximo para que todo saliera como se había planteado.

Y porque no hay que olvidar que si al final tuvimos éxito, uno de los aspectos fundamentales fueron la planificación, primero, y la ejecución, después, fijándonos en todos los detalles, en todo lo que se había estudiado.

La improvisación suele ser mala compañera de viaje. El esfuerzo, la constancia y la ilusión son los líneas maestras para alcanzar cualquier reto. Creemos que en el Museu Picasso dimos lo mejor de todos nosotros por una razón muy sencilla: cuando somos un Equipo y cuando un equipo está tan cohesionado como el de La Boscana, pensamos que todos los sueños son realizables.

Puede que pequemos de optimismo, pero nos gusta soñar, y nos gusta muchísimo.

¡Gracias, Equipo! ¡Sois los mejores!

Tags: