Guía Michelin

¿Cuál es el origen de la Guía Michelin?

Un manual para ciclistas y conductores. Esta es la idea con la que nació la Guía Michelin a principios de los años 1900 en Francia. Lo hizo de la mano de André Michelin y de su hermano Edouard y hoy día es la guía europea de hoteles y restaurantes de más prestigio y reconocimiento de Europa y parte del mundo. Cada uno de estos países tiene su guía: Francia, Bélgica y Luxemburgo, Países Bajos, Alemania, España y Portugal, Suiza, Reino Unido e Irlanda, y Austria. También algunas ciudades tienen la suya propia: París, Londres, Nueva York, San Francisco, Tóquio, Los Ángeles y Las Vegas. Con una periodicidad anual, un comité de expertos valora la cocina de los restaurantes con un máximo de 3 estrellas; de 1 a 5 cubiertos para el confort y servicio al cliente; y de 1 a 5 casas en el caso de los hoteles. Distintos expertos culinarios son contratados por la guía y, de manera totalmente anónima, visitan los locales y hoteles que previamente hayan destacado por encima de los demás en cuanto a cocina, confort y servicio.

La empresa Michelin fue creada alrededor del 1890 como fábrica de neumáticos y otros accesorios para el motor del vehículo. En este línea y gracias a lo que hoy denominaríamos una buena estrategia de márqueting, aparece la guía, conocida también como la Guía Roja por el color de su portada, cuya entrega es gratuïta para los clientes de distintos talleres mecánicos. Incluye anuncios publicitarios y consejos destinados a conductores: cómo cambiar una rueda, dónde encontrar una gasolinera, lugares dónde poder dormir… Años después y viendo como cada vez eran más los que podían permitirse el lujo de tener un coche, la Guía Michelin pasa a ser de pago y se eliminan los anuncios publicitarios. Se dice que esta decisión la tomó André Michelin cuando vió que su guía estaba siendo utilizada para sujetar un banco en un taller y pensó que la gente sólo respeta aquello que paga.

La edición de España y Portugal ya se publicaba desde el 1910, pero no fue hasta finales del 1932 que Michelin abre su filial española.

Cabe destacar que la compañía francesa escogió España para celebrar su centenario en el 2010, año en el que el Celler de Can Roca obtuvo su tercera estrella. En este sentido, hay que tener en cuenta que las estrellas se entregan al restaurante y no al cocinero. Sin embargo, si el chef abandona el restaurante, los jueces de la guía se cerciorarán y examinarán con detalle cómo ésto puede afectar a la cocina y si el restaurante es merecedor de mantener la estrella o no.

Aquí puedes consultar la Guía Michelin 2017.

 

Comunicación La Boscana