La Boscana

¿Comer por placer o por necesidad?

Una gran pregunta que esconde diferentes deseos y menesteres en unos tiempos donde la tendencia de los fogones está en alza. ¿Cuando comemos por placer y cuando comemos por necesidad? La diferencia reside en la intención de disfrutar de un sabor en concreto o cubrir las necesidades nutricionales y energéticas del organismo. El hecho de comer por placer nos hace olvidar que la comida sigue siendo una necesidad vital, y la cubrimos camuflando esta carencia con un auténtico disfrute para los sentidos.

Según estudios de profesionales, cuando comemos para disfrutar del placer de un determinado sabor, se elevan los niveles de la hormona glerina, la hormona que determina el apetito de cada individuo, y del compuesto 2-araquidonilglicerol (2-AG) que afecta a los receptores del sistema nervioso central y periférico. A nivel químico, nuestro cuerpo segrega unas sustancias que a diferencia de cuando comemos por necesidad no. Fuentes especializadas afirman que cuando comemos por placer, este combinado de glerina y 2-AG obvia las señales de nuestro cuerpo indicadoras de que ya hemos comido suficiente para recuperar la energía que nos proporciona esa comida.

¿A cuántos de vosotros les ha pasado de que hemos seguido comiendo aún estando saciados? Hay tantos factores que pueden determinar un factor como este… Eventos con un exceso de comida, alimentos muy gustosos que nos invitan a seguir degustándolos, la cultura de terminarse todo lo del plato, etc. Esta forma de comer, sólo por el simple hecho de la recerca del placer o de querer deleitar tu paladar con un gusto en concreto, también se le denomina “hambre hedonista”.

¿Segregamos más glerina y 2-AG cuando nos presentan nuestros postres preferidos? ¡La respuesta es SÍ! Como estimulamos intensamente los sistemas neuronales del placer y la satisfacción cuando comemos alguna cosa que nos gusta mucho, eludimos también las señales de saciedad de nuestro cuerpo.

¿Qué es exactamente lo que nos proporciona placer de un plato? ¿De un postre? ¿O hasta de una experiencia gastronómica? Existiendo tantos perfiles de personas diferentes, sería difícil defensar una característica absoluta, pero analizando las variables que determinan el placer de comer podemos encontrar desde olores intensas hasta colores vivos, sabores que te transportan, presentaciones de platos ingeniosas, lugares con encanto y entornos únicos. Para la gran mayoria, salir a comer fuera o cocinar un plato en especial es un acto social o una fuente principal para proporcionarse satisfacción y placer.

Sea como sea, el secreto de comer por el simple hecho de disfrutar de las sensaciones que nos aportan platos de cocina extraordinarios o bien comer para necesidades nutricionales y energéticas reside en nuestra cabeza, no en nuestro estómago.

¿Quieres aumentar tus niveles de glerina y 2-AG? ¿Quieres satisfacer tu necesidad de comer por placer? Echa un vistazo a nuestra carta y deleita tus sentidos.

La Boscana

Reservas en La Boscana restaurant:  973 56 55 75 / reserves@laboscana.net
Reservas en La Boscana banquetes:  973 71 10 80 / laboscana@laboscana.net

Comunicació La Boscana