Llega la hora de remover la tierra, oxigenarla y prepararla para acoger la multitud de semillas que tenemos preparadas. El día es más largo, las temperaturas empiezan a subir y la niebla de la que hablábamos va dejando paso a los días más soleados donde el sol brilla cada día un poquito más. Se acerca la primavera, y en La Boscana ya lo tenemos todo listo para darle la bienvenida con los brazos abiertos.